El Defensor del Espectador, oyente y usuario de medios interactivos de RTVE, Ángel Nodal, ha respaldado ante el Consejo de Administración de RTVE las peticiones para que se adelante la hora de comienzo del prime time para “promover la racionalización de los horarios, la conciliación familiar, el descanso y el consumo responsable de televisión”.

Nodal incluye este apoyo en el cuarto Informe Trimestral (Octubre – Noviembre – Diciembre 2017), con motivo de las protestas por el horario en el que acaban los estrenos de la noche y, en concreto, de la última entrega de MasterChef Celebrity, que finalizó pasadas las dos de la madrugada. La Dirección de Programación explicó que la actual parrilla de TVE para el horario de máxima audiencia se inicia con un programa de entretenimiento, Hora Punta, al que siguen los estrenos de cada noche, MasterChefOperación TriunfoEstoy vivo, etc. “Se trata de un horario similar al de resto de cadenas españolas y por tanto, próximo al gusto de una buena parte de la audiencia”, señaló.

“Es cierto que en algunos casos, como con ‘Operación Triunf’o o ‘MasterChef’, la finalización del programa se va más allá de la medianoche, pero eso ocurre más por la duración de los mismos, que por la hora de inicio de su emisión”, argumentó RTVE.

Respaldo a la cobertura del 1-O

En el informe, Nodal también detalla que la cobertura de la jornada del 1 de octubre, en la que estaba convocado un referéndum ilegal en Cataluña, provocó quejas que reclamaban una “información veraz, completa y apoyada por imágenes”. “Creo que no se pueden hacer conexiones a otras ciudades de España para preguntar a los ciudadanos y no estar preguntando en ciudades de Cataluña, donde se producía la noticia”, protestaba Aniceto, un espectador.

En este caso, el Defensor del Espectador considera que la información se ofreció por el Canal 24 Horas “desde primera hora de la mañana y prácticamente ocupó la totalidad de la emisión de ese día”, así como que se realizaron conexiones con diferentes puntos, que incluían colegios electorales, centro de datos, delegación del Gobierno, palacio de La Moncloa, en Madrid, etc”.

“También se invitó a diferentes periodistas al plató para que valoraran lo acontecimientos que se estaban produciendo”, destaca Ángel Nodal, para después añadir que otros personas también pusieron en cuestión que no se ofreciera por La 1. “Aunque la decisión puede ser cuestionada desde un punto de vista profesional, entra dentro del ámbito de competencias que tiene la Dirección de Informativos en el ejercicio de sus funciones y no puede considerarse ni censura, ni manipulación”, apostilla.

Por otro lado, una noticia en el Telediario sobre la apertura de la Clínica Universitaria de Navarra en Madrid ha sido objeto de controversia, dado que ha sido tachada de “publireportaje”. “Hasta ahora para recibir tratamiento en este centro había que acudir obligatoriamente a Pamplona. Por eso es noticia que abra un nuevo centro en Madrid al que poder acudir fuera de su emplazamiento habitual”, argumentaba la Dirección de Informativos.

En este caso, la opinión de Ángel Nodal difiere de la de TVE y es que, a su juicio, los argumentos de la Dirección de Informativos “no justifican la inclusión de la noticia a nivel nacional”. “No se informa de ninguna novedad científica, de ningún avance en investigación. Exclusivamente se ponen en valor su personal e instalaciones, al tiempo que se destaca que dispone de una tecnología exclusiva a nivel nacional, en cuanto a maquinaria sanitaria se refiere”, ha destacado.

El último Telepasión también ha sido criticado “con dureza”, según indica el propio Defensor, por la imagen que se dio de las enfermeras en una actuación de los actores de Centro Médico. TVE se disculpó en su momento a través de RTVE Responde, y Nodal insiste en su informe en que “es justo pedir disculpas” a quien se haya podido sentir ofendido y trasladar al Área de Entretenimiento sus consideraciones para que sean tenidas en cuenta. No obstante, según destaca el Defensor del Espectador, lo ocurrido pone de manifiesto que “fallaron los controles previos, que se dio el visto bueno a un producto que incumple la letra y el espíritu” de la Ley de la Radio y Televisión de titularidad estatal, y de los “principios básicos de la programación” o el Mandato Marco de la Corporación CRTVE.

“Hay que tener siempre presente que, como servicio público, tenemos unas obligaciones específicas que cumplir, en este caso, a favor de la igualdad entre sexos, por lo que debemos velar, interna y externamente, por transmitir una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de mujeres y hombres en la sociedad, en toda nuestra programación y contenidos”, concluye.

Según se desprende del informe, en el último trimestre del año se recibieron un total de 1.428 comunicaciones de los espectadores, oyentes y usuarios de medios interactivos de RTVE, 87 son mensajes de agradecimiento y felicitaciones por la programación, la mayoría por los especiales de Navidad; y 14 fueron desestimadas por estar enviadas de forma anónima o por contener insultos.